Tweet it (Michael Jackson) – Gracias Marco Sifuentes – Blogger de Utero.pe y Peru21.pe


Michael Jackson murió primero en la web y casi se la lleva con él. Su muerte, según Los Angeles Times, duplicó en menos de un segundo la cantidad mundial de twitts, triplicó el nivel de actividad en Facebook y los sitios de noticias en Norteamérica alcanzaron un pico de más de tres millones y medio de usuarios conectados en el mismo instante.

Una a una, las webs informativas cayeron bajo el peso del tráfico imprevisto de millones personas ávidas de información. Primero TMZ.com, que dio la primicia, pero luego el blog de Perez Hilton (el más importante del mundo del espectáculo) y luego Los Angeles Times y luego otros más. En el Perú, dos importantes sitios de noticias tampoco resistieron el peso del adiós del Rey del Pop y colapsaron. ¿Qué había pasado?
Acostumbrados como ya estamos a que la confirmación de una noticia sea cuestión de segundos, el anuncio de la muerte de Michael Jackson recorrió un camino peculiar, demasiado lento para la actual inmediatez a la que ya somos adictos. La mayoría de medios demoraron en confirmar la noticia y eso llevó a la gente a navegar furiosamente, primero alertadas por sus redes sociales, luego recurriendo a los blogs y medios y, finalmente regresando a las redes para compartir sus impresiones con el mundo e iniciar nuevamente el ciclo.
Quien dio la primicia fue la web de chismografía hollywoodense TMZ.com (aclaremos algo: TMZ no es "el pequeño que se merendó a los grandes", como dice El Mundo; es parte de la omnipresente corporación AOL-Time Warner, o sea que chiquito no es). En otros tiempos TMZ hubiese sido un portavoz solitario de la muerte. Ningún medio (ni siquiera la CNN, que también pertenece a la misma corporación) la tomó en serio, a pesar de que durante el día TMZ había demostrado tener acceso a fuentes envidiables en el entorno de Jackson (no sólo confirmó el ataque cardíaco en la tarde y la llamada al 911, sino que hasta difundió una foto de la ambulancia que se llevó al cantante).
"Es una página web de chismes, por dios", pensaron en las redacciones, "no publiquemos nada hasta que nosotros lo confirmemos".
Error.
Ese razonamiento hubiera funcionado hace tan sólo un par de años. Ya no.
El público de TMZ, que es el público que suele estar online y conoce de la reputación de esa web, no necesitó más para empezar a retransmitir la noticia en Twitter y Facebook. No esperaron a los medios, que no le ofrecían absolutamente nada a la masa desesperada a la que le urgía saber -más que nada en el mundo- si era verdad que el Rey había muerto. Peor aún: los robots de Google se desconcertaron ante las millones de búsquedas simultáneas, que interpretaron como un ataque masivo a sus servidores. Así, quien buscaba "Michael Jackson" en Google News, era recibido por una alerta de virus. Eso dejó corriendo solos a Twitter y Facebook. El link hacia la noticia en TMZ se esparció a la velocidad de un click, de millones de clicks (cabe destacar que, en nuestro barrio, el twitter de Perú.21 emitió la alerta antes que nadie, basados en TMZ).
A la media hora, Associated Press y Los Angeles Times confirmaron -cada un por su lado- la noticia. Pero era tarde. La información ya no los necesitaba, tenía treinta minutos recorriendo la red. Más de mil segundos. Demasiado para el 2009. El blog Invasiones Bárbaras describe lo sucedido: "uno de los periodistas de CNN llegó a decir que "medios importantes como AP y Los Ángeles Times han confirmado la muerte de Michael Jackson", dejando en claro que ni las redes sociales y menos una página web (como TMZ.com) era medios de fiar. CNN solo confirmó la muerte del cantante, a través de sus fuentes, dos horas después de las alertas de las redes sociales".
Sí: dos horas después.
¿Qué hubiera pasado si la información de TMZ resultaba falsa? ¿Hubiese sido correcto que la CNN dijera "no lo hemos confirmado, pero TMZ afirma que ha muerto Jackson"? ¿Eso es serio? ¿Por qué es más serio decir "Associated Press confirmó la muerte de Jackson"? ¿Por qué no decir "en Facebook ya se habla de la muerte de…"? ¿Por qué todos los análisis sobre el caso se centran en CNN? ¿Será porque Internet puede decir lo que sea pero CNN no? ¿Será por eso que esperamos su veredicto? Todavía no tenemos las respuestas, pero hay algo que los periodistas sí tenemos que tener en claro: en un mundo en el que cualquiera puede usar Twitter o Facebook para transmitir información, la batalla por la primicia se libra segundo a segundo y lo que es peor: nuestro público es también nuestra competencia.

El presente artículo fue escrito por Marco Sifuentes para Peru21.pe, Marco es blogger de Utero.pe, referencia obligada en Perú para los principales medios de comunicación, quien me autorizó a trascribir íntegramente este artículo para deleite de Uds.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: